Gerardo Fajardo Cepeda

«El Colegio Americano de Saltillo fue mi hogar durante los primeros 18 años de mi vida, y no podría haber pedido un mejor ambiente tanto dentro como fuera del salón. Aprendí a afrontar sin miedo nuevas oportunidades y trascender fronteras. Desde abordar problemas matemáticos hasta enfrentar obstáculos de la vida real con varios grupos estudiantiles. Con los años adquirí habilidades invaluables que me han moldeado en la persona que soy hoy. En Colam, no se trata solo de ser un buen estudiante; se trata de convertirse en una gran persona.»